¿Qué es la neurofarmacología clínica?

¿Qué es la neurofarmacología clínica?

La neurofarmacología es una ciencia básica (como la fisiología, la biología, etc.) y su aplicación en la medicina o por un médico se llama neurofarmacología clínica.  Esta consiste en una integración de especialidades médicas y neurocientíficas que aumenta la visión del especialista de la medicina y permite tener una perspectiva de “integración” y un enfoque terapéutico farmacológico eficiente utilizando los mismos fármacos que en medicina interna, neurología y psiquiatría, pero con distinta estrategia y sorprendentes resultados. La neurofarmacología clínica es la disciplina que corrige las alteraciones neurológicas del Sistema Nervioso Autónomo (SNA) mediante el uso de fármacos.

El Sistema Nervioso Autónomo es el encargado de regular y controlar el cuerpo y sus reacciones, así como las emociones, de una manera refleja o automática e incluso produciendo conductas estereotipadas. El Sistema Nervioso Autónomo puede funcionar con deficiencias, generar molestias y síntomas diversos, tanto en el ámbito emocional como en el corporal, e incluso agravar enfermedades.

 

¿Qué afecciones atiende la neurofarmacología? 

La neurofarmacología atiende una muy amplia variedad de enfermedades. Funciona como una especialidad que está más dirigida a atender las causas y agravantes de las enfermedades.  Tiene mayor influencia sobre los desórdenes más directamente influenciados por el Sistema Nervioso Autónomo. Algunos ejemplos comunes son Asma Bronquial, Fibromiálgia, Colon Irritable, Migraña, Trastornos del Sueño, Artritis, Adicciones. Es una herramienta muy eficiente en la Medicina Moderna.

Ha avanzado especialmente en el tratamiento del asma bronquial y de las afecciones alérgicas y otorrinas crónicas. También en cuanto a las enfermedades autoinmunes (miastenia gravis, esclerosis múltiple), el colon irritable y las afecciones reumáticas. El Diseño Terapéutico es la herramienta de la Neurofarmacología Clínica y consiste en adaptar el tratamiento a cada paciente en función de múltiples variables que dependen del Sistema Nervioso Autónomo que rige al cuerpo y sus reacciones.

Asimismo se ocupa de las enfermedades neuroendocrinas (aumento de la prolactina, obesidad, alteraciones metabólicas e hipoglucemia) y las neuroquímicas (alteraciones de las emociones, trastornos del sueño, contracturas musculares dolorosas, convulsiones, adicciones, problemas de atención y concentración, irritabilidad).

En general, el neurofarmacólogo se desempeña como lo haría un médico internista pero con más herramientas farmacológicas y la opción del exitoso Diseño Terapéutico.