Miastenia gravis (6/6): ¿Por qué es importante la disminución de la medicación...

Miastenia gravis (6/6): ¿Por qué es importante la disminución de la medicación convencional?

Responder esta pregunta requiere profundizar en el funcionamiento neuroquímico de nuestro organismo, específicamente en el funcionamiento muscular. La fuerza muscular se manifiesta cuando un nervio motor, mediante la liberación de una sustancia llamada acetilcolina, estimula al músculo. Normalmente, una vez cumplida su función, la acetilcolina es rápidamente eliminada.

El Mestinon evita que esta sustancia sea destruida tras efectuar su labor. Entonces, cuando el nervio ejecuta la orden, la acetilcolina permanece acentuando el mandato sobre el músculo. Pero este medicamento de ninguna manera corrige la causa de la miastenia gravis generalizada, sino que se induce una mayor fuerza muscular de manera artificial.

Por otra parte, el Mestinon aumenta enormemente la liberación de adrenalina por parte de la glándula suprarrenal. Esto ocurre ya que es un nervio de acetilcolina el que estimula a esta glándula. Así que cuando el paciente se dispone a la actividad física, goza de una gran liberación de adrenalina que compensa la debilidad que la miastenia gravis le impone.

Sin embargo, esto tiene sus bemoles. La adrenalina prepara a los pacientes para la actividad física, les facilita la sudoración, detiene la digestión, aumenta el flujo de sangre hacia los músculos y la disminuye de los vasos sanguineos intestinales. Pero el estado adrenal es un estado de híper-alerta, en el cual es difícil razonar con los pacientes ya que no están en paz.

 

El Mestinon intensifica ambos estados, el de reposo y el de actividad.

El Mestinon tiene acciones distintas de acuerdo a si el paciente de Miastenia Gravis está en actividad física, o bien está en reposo, el efecto del Mestinon acentuará cada uno de estos estados del cuerpo. Luego de la actividad física bajo la acción de la adrenalina que a su vez es aumentada por el Mestinon, el paciente se dispone al descanso y a la relajación. Entonces ocurre exactamente lo contrario a un “estado de actividad”, es decir, tiene lugar la “situación de reposo” o colinérgica, que es la encargada de preparar el cuerpo para el la reparación y la digestión. Esta situación o estado de reposo, también es acentuada por el Mestinón al potenciar la Acetilcolina.

El estado de reposo acentuado, lleva a la brusca hipotensión porque genera una distribución de la sangre desde los músculos, ya débiles y relajados, hacia las vísceras, y en consecuencia la tensión arterial disminuye. Es el equivalente a la pesadez exagerada que se presenta luego de comer copiosamente. Esta situación acentuada se confunde con debilidad muscular, por lo que el paciente al verse mas debilitado suele recurrir a dosis adicionales de Mestinon, agravando así su situación.

Estos cambios son mucho más acentuados cuando ya se ha acumulado un cansancio viejo o estrés crónico. El paciente de Miastenia Gravis al no dormir bien o tener un agotamiento emocional y físico prolongado en el tiempo, es mas vulnerable y recurre a dosis aumentadas de Mestinon. El efecto del Mestinon en dosis aumentadas hace que el paciente presente contracturas musculares, hipotensión arterial, hiperactividad intestinal, gastritis, así como evacuaciones aumentadas en frecuencia y/o disminuidas en consistencia. Estas complicaciones, entre otras, son más frecuentes e intensas en proporción con el tiempo, la dosis y la gravedad de presentación de la enfermedad, así como en relación con otras enfermedades y otros tratamientos (a base de esteroides, por ejemplo) que el paciente padezca.

Todo lo anterior muestra lo artificial de las mejorías que el tratamiento convencional produce, así como sus diversos efectos secundarios. De allí la importancia de la disminución al mínimo. La consecuente mejora en la calidad de vida del paciente lo probará con creces.